viernes, 19 de abril de 2019

Mas sobre el tamaño de población


Mi entrada anterior ha generado algunos comentarios interesantes y los quiero contestar ahora desde aquí.

En primer lugar, tenemos un dato inamovible, que es el tamaño censal, 20 urogallos. De ellos no sabemos su reparto en machos y hembras, sólo su número después de haber realizado un censo, un conteo. ¿Es importante este dato? Pues claro que lo es. Nos indica hasta qué punto está utilizado el territorio por esta especie y cómo están de disponibles los recursos que necesitan para subsistir y reproducirse. 



Desde un punto de vista biológico, podemos preguntarnos si esa población de 20 individuos es una población estable o si no lo es. De una población biológica, (Conjunto de individuos que se reproducen entre sí y tienen hijos fértiles) debemos esperar que supere los hechos adversos a los que se ha de enfrentar, hechos que suponemos como provenientes de la selección natural,  es preciso que los hijos de estos 20 individuos alcancen la madurez sexual, que se reproduzcan y que esos hijos sean fértiles.

Si se cumplen todos esos condicionantes, la población se autoperpetúa. El requisito de hijos fértiles está vinculado a la condición de autoperpetuación. Un grupo de caballos y burras en iguales cantidades, nunca formarán una población, pues sus hijos serán todos estériles. 



¿Cómo se pueden o deben distribuir por sexos los componentes de una población? Depende. Si lo que queremos es producción de huevos o carne (pienso en ganado doméstico), lo mejor puede ser unos pocos machos y muchas hembras. Esto también es válido para plantas en las que los pies están separados en machos y hembras, como los kiwis. En ambos ejemplos, animales y vegetales, en cada generación se requiere un gran aporte de trabajo humano para mantener las proporciones y seleccionar los progenitores. 



Cuando hablamos de poblaciones naturales, debemos tener en consideración otros factores biológicos, pues queremos que la población siga sus propios cauces y no dependa de los humanos en todas las generaciones. Queremos que  sus proporciones, progenitores, parejas, y más variables biológicas, deriven de la misma naturaleza y estructura de la población. 



Volvamos a los 20 urogallos, una cantidad que no podemos variar, y que representa el número de individuos que hay en el monte. Entonces es cuando aparece el concepto de tamaño eficaz frente al de tamaño censal. 

Tamaño censal = N. 

Tamaño eficaz = Ne 

¿Son la misma cosa? No. El censo de urogallos nos indica el número de ellos que están presentes en ese hábitat. El tamaño eficaz nos indica a cuántos reproductores equivalen esos 20 urogallos. Ese número de 20 no lo podemos cambiar. Es lo que hay, nosotros podemos calcular la equivalencia en reproductores, pero siempre dentro de un número fijo, 20. El máximo valor se obtiene cuando el número de machos es igual al de hembras. En este caso, 10 y 10. 

De todos modos, es un tamaño ridículo si tenemos en cuenta la poca variabilidad genética que pueden poseer y que, además, es muy posible que entre ellos exista un alto nivel de consanguinidad.

Un dato indirecto que se utiliza como indicativo de peligro de extinción, es el del bajo tamaño de una población.

4 comentarios:

  1. Así es Emilio, a medida que el tamaño de la población se reduce su variabilidad también lo hace,... y con ello sus consecuencias ante cualquier variable. Como siempre muy didáctco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se incrementa la consanguinidad, llegando a compartir todos genes idénticos procedentes de antepasados comunes. Los técnicos ya dan por perdidas poblaciones pequeñas que parecen agonizar en nú,ero de año en año. Un saludo cordial, Norte.

      Eliminar
  2. Interessante publicação .Mas em algum lugar acredito que há mistura de espécies onde nasceriam novas raças de acordo com o habitat.Estou pensando sobre este assunto cientificamente ,pois novas espécies devem surgir ,pois o habitat mudou muito neste século .Seria correto meu modo de pensar?????
    Abraço cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un siglo es muy poco tiempo para favorecer la aparición de especies nuevas. No hay duda que los cambios drásticos de ambiente repercuten en acciones también drásticas de la selección, pero no es posible aventurar más. El registro fósil nos habla de situaciones similares, rápidas en términos geológicos, pero invisibles para nosotros debido a la cortedad de nuestras vidas. Gracias por el comentario..

      Eliminar